miércoles, 2 de mayo de 2018

2 DE MAYO, DÍA DE LA SALUD MENTAL MATERNA


salud mental materna itmum

A estas alturas de la peli, no debería ser tabú hablar sobre salud mental, pero sigue siéndolo. Y la salud mental materna está aún más estigmatizada. Si la mujer embarazada tiene por norma la obligación de ser feliz, ya no os cuento la que acaba de ser mamá. ¿Es esta norma social autoimpuesta sana? ¿Se corresponde con la realidad? Los estudios dicen que 1 de cada 5 mujeres sufren depresión en embarazo y/o postparto. Yo sufrí mucho, nunca llegué a ir al médico pero hoy os hablo de ello porque creo que es más que necesario. NO debemos tener vergüenza ni sentirnos mal por no estar bien.


¿QUÉ NOS PASA Y POR QUÉ?


El embarazo y el puerperio son etapas dificilísimas para la mujer. Yo siempre digo que lo difícil no son los cambios físicos si los comparamos con la dificultad emocional que suponen. Las hormonas son, para mí, lo peor de embarazo y parto. En mi primer embarazo no las sufrí en la etapa prenatal pero tuve una recuperación postparto a nivel emocional que de verdad no se la deseo a nadie. 

En este segundo embarazo sí las he sufrido, sobre todo a días en estas últimas semanas: aparecen viejos fantasmas que me ponen alerta, un día estoy mal y al día siguiente estoy bien, estoy a la defensiva por nada... 

El problema creo que es la falta de conocimiento por parte de la sociedad en general, la falta de empatía. Los hombres y las mujeres que no han sufrido la revolución hormonal  no tienen por qué saber por lo que se pasa y las que lo pasamos no hablamos de ello: estamos en una etapa de nuestra vida en que se nos exige estar felices, tenemos "obligación" de ser mujeres plenas con capacidad de gestionar nuestros sentimientos de manera racional. Y no, no es así. 

Esa visión de mí misma me lanzó al abismo: yo por ejemplo llevaba y llevo fatal que toquen/cojan al bebé en las semanas siguientes de nacer, lo veo tan tierno que no lo veo ni higiénico, ya no os digo si les dan un beso gente que yo no "consiento"! 

Hay ciertas conductas y costumbres sociales que creo además que no ayudan: las visitas, las abuelas omnipresentes más allá de los deseos de la mamá, la presión del entorno sobre el bebé, las ganas de disfrutar de él como si fuera un muñeco.

¿Estoy loca? Pues no, es relativamente normal y cada una lo lleva como puede. Forzarnos a tolerar nimiedades así sólo empeora las cosas: nos pone a la defensiva y poco a poco nuestro nivel de tolerancia va bajando, cada vez nos molestan más cosas y menos graves.

¿QUÉ SE PUEDE HACER?

De toda mala experiencia hay que sacar algo bueno, y aquí no hay otra cosa mejor que el aprendizaje. A la recién mamá hay que cuidarla, hay que empatizar con ella, hay que entenderla. Y si no la entendemos, porque a veces es difícil, se intenta.

- Hay que respetar sus tiempos y necesidades: igual hoy tiene un día de perros, no la agobies, mañana saldrá la luz. 

- No la fuerces a tolerar situaciones o actitudes que a ella le cuestan, sólo servirá para ponerla a la defensiva

- Las primeras semanas son especialmente sensibles: su cuerpo y el del bebé siguen siendo uno: funcionan al compás y necesitan un período de adaptación a esa vida independiente a la que se enfrentan después de tantos meses juntos.

- Antes de tomar decisiones, aunque sean bienintencionadas, pregunta. Hay madres que necesitan y quieren ayuda, sentirse acompañadas, que les llevan tupper de comida y otras en cambio, entre las que me incluyo, no necesitamos nada más que hacernos con el control de la nueva situación cuanto antes, levantarnos y ponernos a construir una nueva rutina que incluya al bebé.

No sé cómo lo llevaste tú, o si te estás enfrentando a ello por primera vez pero si hay un consejo que puedo darte, es que no te dejes presionar, que te cuides y que hables las cosas. 

Eres con diferencia la que peor lo puede pasar, y bastante tienes con recuperarte. Si alguien se siente ofendido, que se desofenda: lo primero ahora es la salud del bebé y de la mamá. Como digo siempre: el bebé sólo necesita que su mamá esté bien, ella es su universo, el resto del mundo, en esas primeras semanas, no existe. 

8 comentarios:

  1. Me resulta súper alentador todo lo que dices, de verdad, soy mami primeriza, tengo 30 años y mi bebé Carmen cumple mañana un mes, la experiencia de estar embarazada no la puedo recordar mejor, era yo y mi barriga, feliz, porq nadie podía opinar o hacer nada con ella... cuando das a luz... todo cambia, y no sé si todo el mundo está preparado para ese cambio, tu bebé pasa a ser casi una atracción turística, y tú... tú no quieres separarte de él ni un instante! Quizá soy una egoísta?? Quizás lo sea, no se, pero creo sinceramente que tengo derecho de creer, pensar y sentir lo que yo quiera ya que durante esos 9 meses perfectos de embarazo también lo hice...
    ser mamá es lo más maravilloso del mundo, volvería atrás siempre! Pero nuestra cabeza, merece pensar lo que quiera y eso no es tan maravilloso al menos para el resto! Un beso enorme guapa! Ya te queda poquito para conocer a la princesa guerrera ♥️

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. no es una locura, es que las mamas somos mamas leonas, y nos inquieta que otras personas quieran asumir roles que no hemos pedido que asuman. lo cierto es que el tiempo no nos lo devuelve nadie, y hay que hacerse fuertes, nos lo merecemos.

      Eliminar
  2. Uffff no sabes lo que me ha relajado leerte. Estoy de 5 meses y en ambas familias es el primer nieto, sobrino... Y todo el mundo se cree con la licencia de opinar incluso del momento del parto. Gracias a Dios mi padre, ya que mi madre murió hace dos años, y mi marido me respaldan y apoyan pero lo paso realmente mal porque en ocasiones pienso que soy un mounstro que no quiere que se acerquen a su cría cuando ésta nazca. Aún no está y ya veo como para muchos es una atracción de feria... En fin, que muchisimas gracias de corazón!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esa es nuestra naturaleza!! nos tomas por locas pero sabes que? que nos pasa a todas, por mucho que las abuelas no lo recuerden. vive tu maternidad como te de la gana y que se enfaden lo que se tengan que enfadar, ese tiempo con tu bebe no te lo devuelve nadie, y te lo digo por experiencia. no sabes lo mal que lo pase y lo mucho que me arrepiento de no haberlo hecho de otra manera

      Eliminar
  3. Mucho ánimo! Aún te queda para disfrutar de tu tripita, está claro que cuando nazca ese sentimiento de no querer separarte de tu bebé se multiplicará por 100, te lo aseguro... un besito ��

    ResponderEliminar
  4. Se me han caído hasta las lagrimas de leerte. Yo he pasado la por época de mi vida y todavía la paso después de 1 año de dar a luz. Yo vivo con la familia de mi marido, madre y tías en casas contiguas. La confianza definitivamente da asco. A mí me quitaban al niño de mis brazos,todo el día diciéndome "siempre está en la teta", mi suegra venía a tocar a mi bebé con su perrito en brazos, un perro sucio y asqueroso que mea y caga en casa. Solo ver a mi hijo encima de la misma ropa donde estaba el perro me ponía enferma, ataques de ansiedad etc. Fumaban en casa todos, mi marido no entendía que me pasaba...ha sido y es un calvario para mi, hasta tal punto que no dejo a mi hijo a mi suegra. Nadie fue capaz de decirla que se lavara las manos, bueno un horror. He llegado a un punto que me molesta todo de ella, hasta lo más mínimo, el problema es que no puedo controlarlo, como quien tiene vertigo. Me he arrepentido muchas veces de ser madre y ya es triste. Tiro para delante por mi hijo pero es duro de narices. También he tenido momentos felices ����

    ResponderEliminar
  5. Me pasa algo súper parecido a lo que te pasa a ti. Mi suegra viene a casa todos los días a la misma hora y si no estamos se enfada y llama a su hijo para decirle que siempre estamos por ahí, viene con su perra asquerosa que se mea por todos lados y no se lava las manos para coger a mi bebé, el pobre llora cuando le tiene en brazos si tiene hambre y ella en vez de dármelo le dice “ay, que mala es mamá que no te da de comer” y me dan ganas de llorar
    Ha llegado un punto en el que cuando viene ella me voy yo a otra habitación.
    Y luego está mi cuñado que viene a casa y se queda hasta a dormir, cuando yo me paso todo el día con el pecho por fuera, le digo a mi marido que me corta mucho que esté aquí y dice que no entiende porqué, encima no viene a ver al niño, viene a jugar a la play con su hermano ¿no tienen nada mejor que hacer a sus 35? Y, por si fuera poco, cuando está el mi marido al niño y a mí ni nos mira

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estonces estaremos locas las 2!!!! Hay que tirar para delante como sea, ánimo!!!

      Eliminar

Tus comentarios son súper importantes para mí, tu opinión, tus preguntas y tus consejos nunca caen en saco roto, así que darte las gracias por esos minutos que dedicas a escribir y dejar tu huella por aquí! Vuelve, que siempre contesto!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...