jueves, 1 de febrero de 2018

HACIENDO EQUIPO FRENTE A LOS "TERRIBLES DOS"

terribles dos itmum


Los terribles dos. Son celos. Es una etapa. Vale, ¿pero cómo sobrevivir a ella? Este iba a ser un post de desahogo pero mientras le daba forma en mi cabeza mientras me duchaba, ha tomado otro rumbo. Sea lo que sea, hay que pasar esta etapa y sacar algo de ella, así que os voy a contar cómo me siento y cómo estamos viviendo esta etapa en casa, porque si de algo estoy segura, es que por muy pinterest que intentemos ser, en todas las familias cuecen habas. En la mía también. Mi maternidad no es idílica pero tampoco pretendo que lo sea, así que si mi testimonio sirve para que alguna se sienta identificada, yo ya me doy por satisfecha.

Los llaman los terribles dos, la adoslescencia… ya escribí sobre esta etapa cuando, hace unos meses y antes de llegar a ellos, el peque empezaba a mostrar comportamientos hasta entonces extraños en él: berrinches, el no por respuesta ante lo que fuera, el llorar para pedir las cosas…


Esa etapa parecía que había pasado a base de mucha paciencia, mucha negociación, mucho abrazo y mucha condescendencia pero ha vuelto con más fuerza si cabe. Hay quien me dice que es por el embarazo, que sabe lo que viene y por eso reclama atención. Yo, personalmente, no creo que sea eso. Por mucho que él sepa que viene un bebé, no puede intuir que por eso vayan a cambiar las cosas en casa o que él vaya a recibir menos atenciones.


Creo que de verdad se corresponde a una etapa en su crecimiento, os dejo el link a este otro post en que os contaba a qué parecían deberse estos cambios de conducta.


Siguiendo con lo que os contaba, en estas últimas semanas el peque se muestra disconforme con muchas cosas y todo lo que no sale como él quiere hace que explote una gran rabieta: si quiere irse con su padre pero él ya se ha ido cuando se despierta de la siesta, cuando llaman al timbre y quiere que sea su padre pero es su abuelo, si quiere que yo le ponga las zapatillas pero se las pone su padre, si quiere salir a la calle pero está lloviendo y no se puede, si quiere ir a comprar el pan pero ya lo he cogido yo antes… Son pequeñas tonterías que hacen que el se sienta de verdad mal, y que a nosotros nos pongan también en una situación difícil. 


Paciencia, eso que a veces nos falta a todos. Es verdad que hemos decidido tomar esto como lo que es: una etapa en la que el primero que no lo está pasando bien es él. Negociamos, le abrazamos, si son cosas que pueden entrar en trato, se conceden… pero también hay que saber marcar los límites y decir hasta aquí. Y es aquí cuando los padres, abuelos y en general todo adulto que se relacione con el niño de manera íntima y con cierta participación en s educación y crianza hagamos equipo. Si alguien riñe al niño porque ha pegado pero otro le consuela y le dice “pobrecito el nene”, la cosa no funciona, o si hace peticiones fuera de toda lógica y a todo decimos que sí para que deje de gritar, o incluso si optamos por gritarle y reñirle a todo.


Si adoptamos la postura super permisiva el niño cada vez pedirá más y con más genio, pero si reñimos por todo al final el niño se hará fuerte a las consecuencias y no distinguirá lo bueno de lo malo o incluso dejará de mostrar “arrepentimiento” ante conductas que no se tienen que repetir.


En casa por ejemplo somos estrictos con el “no pegar”, “no gritar”, pero si está muerto de sueño y llora consentimos y abrazamos. Hoy ha tirado todos los lego para que yo sola los recogiese. Obviamente le he dicho que no, que los recogíamos juntos. Rabieta que te crió pero ahí tirados siguen los lego, que a mí no me molestan. La otra noche se despertó desconsolado llorando a las 5 de la mañana porque quería dormir conmigo, y viendo que la cosa no iba a mejorar, pues conmigo que durmió. Al final esas dos horas hasta las 7 no me las quería pasar de rabieta porque no iba a ser bueno para nadie y lo mejor para todos era descansar.


¿Con esto que os quiero decir? que cada una sabemos cómo son nuestros hijos, qué necesitan, cómo y qué papel desempeñamos cada uno en casa y que si esta etapa es realmente agotadora, también puede ser crucial para sentar las bases de una educación que se va construyendo cada día desde el día que nacen. “Es pequeño”, suelo escuchar, “sí pero no tonto”, suelo contestar. 


Nosotros somos los adultos, los que tenemos que acompañar, guiar y, porqué no, también aprender con ellos y de ellos. No creo que equivoque mucho si digo que esto de la maternidad y la paternidad es de las cosas más difíciles que existen, si no la más, así que es mejor que nos lo tomemos con filosofía.


Y vuelvo al inicio de este escrito: estoy cansada, hoy he llorado, hay veces que no sé si cogerle, si dejarle llorar, si darle un beso o meterme debajo de la manta y no salir hasta que pase el chaparrón. Pero yo soy la madre y él espera de mí que esté a la altura, así que no queda otra amigas, que armarse de paciencia (esa que a todas nos falta de vez en cuando) y gestionar la situación lo mejor que podamos y sepamos. Algunas veces nos saldrá mejor y otras peor, pero de todo se aprende.


Dicen que escribir ayuda a poner orden en nuestra cabeza y nuestros sentimientos, y este post me ha servido para ello. Si alguna vez lo necesitáis, aquí tenéis hueco para contar penas y alegría, que yo os leo con mucho gusto.


Por cierto: no hay nada más reconfortante ni mejor premio, que, cuando la tormenta pasa, el peque me coja la cara y me de un beso, me abrace, me pida que le coja y se acurruque en mi cuello. Es un bebé que dice gracias a su manera y una mamá que sale fortalecida.


Animo mamis.

1 comentario:

  1. Que buen post!!!! Mi hija está entrando casi en los dos años. Y a veces veo esas rabietas y pienso que o soy yo que estoy haciendo algo mal y esta caprichosa o son etapas. Creo que es más bien etapas, porque intento no ser demasiado permisiva con ella. Coincido mucho contigo en muchos puntos. Pero sobre todo cuando te dicen, déjalo mujer es pequeña y no entiende. Ya, entiende lo que le interesa... Mucho ánimo!!! Esto de la maternidad es muy complicado pero a la vez precioso!!!
    Besos grandes!! Por cierto nos seguimos en instagram�� soy cristina18711☺️
    Que pases un buen día ��

    ResponderEliminar

Tus comentarios son súper importantes para mí, tu opinión, tus preguntas y tus consejos nunca caen en saco roto, así que darte las gracias por esos minutos que dedicas a escribir y dejar tu huella por aquí! Vuelve, que siempre contesto!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...