miércoles, 1 de febrero de 2017

SAMANTHA, SER MADRE NO TE HA QUITADO CALIDAD DE VIDA, TE HA CAMBIADO LA VIDA

El otro día salía una entrevista a Samantha Villar en la que ella contaba su "decepción" con la maternidad y desde entonces he leído mil críticas, mil comentarios de apoyo, madres que se sientes como ella y madres que se han escandalizado. Yo quiero entenderla pero no me sale otra cosa más que sentir lástima, mucha, por ella. Que dijo?
Que ser madre era perder calidad de vida. Además de muchas otras cosas, esto, que fue lo que se me quedó grabado y lo que más lástima me dio. Porque ser madre no te quita calidad de vida, ser madre TE CAMBIA LA VIDA. Para mal, porque duermes menos horas, porque las duermes de aquella manera, porque llora, porque se ponen malos, porque no comen y cuando comen vomitan, porque ya no es lo mismo salir a comer o de viaje, porque no duermen cuando a ti te viene bien, porque cuando por fin se duerme tú estás tan hasta el kiki que no te da la vida para hacer otra cosa que descansar. Sí, ser madre te CAMBIA LA VIDA. No te resta calidad de vida, porque tu vida tal como la conocía ya no existe, y si siquiera se quedó en ese paritario, sino que se quedó, aunque tú poseas consciente, en el mismo momento en que ese ser decidió quedarse contigo en tu barriga. 

Mi padre, cuando le dije que estaba embarrada, me dijo: "ya veréis como os cambia la vida, bueno no, ya os ha cambiado". BINGO.

Ser madre es renunciar, es CAMBIAR tu vida, es QUERER a otra persona más que a ti, es VIVIR por y para que ese pequeño ser que confía ciegamente en ti sea feliz.

Efectivamente, Samantha, ser madre te CAMBIA LA VIDA. Cuando esos ojos se abren por la mañana no tienen preocupaciones: tú estás ahí y eso es todo lo que necesita. Y eso es todo lo que debería necesitar tu nuevo yo. No pierdes calidad de vida, tienes una NUEVA VIDA.

Es duro, y no es algo que diga por decir. Dejar mi profesión, dejar mi cuidad, mis amigas y mi familia, cambiar por lo que creo que es mejor para mi familia y para mi nuevo yo, para él. Ser madres no es fácil. Ser madre es volver a conocerte, decidir cómo y quién quieres ser, cómo vas a integrar a esa persona en tu vida y cómo vas a conseguir, que a pesar de todo lo difícil que es, vas a ser feliz, MUY FELIZ.

Una mano que te busca en la noche, esa sonrisa, esa cara de pillo cuando busca tu complicidad, esos primeros pasos que darán de tu mano, ese beso, ese primer beso, ese primer beso de amor que te dará  sólo a ti, esas siestas en brazos, esa caricia en la mejilla esa palabra que todo lo curará, que dirá cuando se sienta perdido, que necesitará para sentirse mejor y que te reservará en exclusiva: MAMÁ.

Te doy la razón Samantha, ser madre es duro, es muy difícil y creo que todas, absolutamente todas, sentimos miedo, importancia, nos asustamos y lloramos. Pero también estoy convencida de que, a pesar de todo, el amor infinito que conocemos es capaz de curarlo todo. No has perdido calidad de vida Samantha, te ha CAMBIADO LA VIDA, y cuanto antes comprendas el matiz, antes empezarás a disfrutar del inmenso regalo que te ha hecho la vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son súper importantes para mí, tu opinión, tus preguntas y tus consejos nunca caen en saco roto, así que darte las gracias por esos minutos que dedicas a escribir y dejar tu huella por aquí! Vuelve, que siempre contesto!

Puede también interesarte...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...