sábado, 17 de diciembre de 2016

¿QUÉ HACE CUANDO LE GRITAS?




Cuando me quedé embarazada fui "descubriendo", aprendiendo sobre otra manera de criar que poco a poco voy poniendo en práctica con mi hijo. Mucha gente dice (me ha dicho a mí personalmente) que las madres de ahora somos muy modernas, que tenemos muchas jilipolleces, que una hostia bien dada a tiempo....

Pues bien, además de enlazaros a un artículo que me encanta y que leo y releo, os cuento qué es lo que le ha pasado a gordote cuando en alguna ocasión he perdido los nervios y le he gritado y os hago una pregunta: observarles cuando les gritáis y decidme si esa cara merece la pena.

Todos somos humanos, todos podemos estar al límite en algún ocasión y todos podemos fallar. De esto va la vida, de cometer errores, de aprenderlos y subir un peldaño más. La maternidad es igual. Nadie nace siendo madre, todas vamos aprendiendo sobre la marcha y da igual los hijos que tengamos, todas seguimos siendo primerizas porque son siempre nuevas las situaciones.



Pues bien, en una de estas de "tengo que salir por la puerta en 3 minutos pero el perro se ha hecho pis, tengo que fregarlo, el niño se ha manchado y tengo que cambiarle y se me han quemado las lentejas" el bebé me ha reclamado brazos y le he dicho "¡que no puedo, que te esperes, que me dejes un momento!" y con el mal cuerpo poseído por los nervios le he dejado sentado en el suelo.

Pues sí, sé que no fue nada grave, pero ese llanto que desaté fue mi botón de apagado. Frené le cogí y mire esa cara absoluta de desolación dde la que yo no me quería sentir responsable.

En otra ocasión la respuesta fue aún peor: quedó como avergonzado, bajó la mirada, se miró las manos y sentí que le anulaba. ¿En serio? cuando he contado esto me han dicho "es que son muy listos, saben hacerte sentir mal". Pues bien, si eso es lo que ocurre, perfecto, me hace sentir mal y no quiero volver a hacerlo.

Pero no quiero educarle pensando que le puedes gritar, que pueden hacerle sentir mal, que tiene que bajar la cabeza.. Esas reacciones, en un bebé, no son aprendidas ni pretenden hacerte sentir nada, son reacciones a los gritos que pueden aprender a tolerar y que yo me niego a fomentar.

Son dos reacciones las que le he descubierto a gordote ante dos momentos de saturación mía, reacciones a comportamientos míos como madre que no he sabido gestionar pero que él me ha enseñado a no repetir.

Yo no quiero verle esa cara, no quiero hacerle sentir así: desolado, avergonzado o desatendido.

Es mejor cogerle y hacerle entender de otro modo, creo que es posible educar en calma, como enseña mi amiga Eli en su blog y así es como quiero hacerlo.

Seguramente tenga muchas jilipolleces como madre, pero no, no quiero pegarle ni gritarle. Sé que sigo aquí a pesar de los gritos y cachetes en el culo que he recibido de pequeña, pero no me gustaban, me hacían sentir mal, me costaba luego pedir perdón, me sentía tan avergonzada que construía una barrera que me impedía incluso pedir perdón.

A veces es difícil morderse la lengua, respirar hondo y contar hasta mil. Muy difícil. El otro día estaba pegando golpes con el mando de la tele a la pared, Le dije que Candela (nuestra vecina) se iba a enfadar. Se dio la vuelta y me pegó con el mando en la aris, me hizo sangre. Creedme que me costó el cielo no gritar. Pero no lo hice. Me vio llorar, taparme la cara y me la cogió, me dio un beso y dejó el mando.

¿Os cuento una cosa? Cuando no le grito, cuando le explico que me ha hecho daño, o que eso no se hace por lo que sea, él me mira, me sonríe, me coge la cara y me da un beso. 

Creo que vamos por el buen camino.

4 comentarios:

  1. Yo, por desgracia, creo que pierdo más los nervios aunque intento también educar en la calma, lo intento... Tienes razón que, a veces, solo con pensar como hacemos sentir con los gritos te ayuda a controlarte... y vivan las jilipolleces.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a mi es que me hace sentir fatal esa cara... me siento de verdad hecha añicos psique intento no gritarle, no nefadarme ni perder los nervios porque al final creo que solo me ayuda a liberar energía a mí... beso!

      Eliminar
  2. Nuria, bonita, llevas razón. La maternidad no es un camino fácil ni sencillo. Hay momentos muy complejos de gestionar y necesitan que seamos sus modelos para aprender a relacionarse con el mundo que les ha tocado vivir. Pero, sobre todo, nosotros tenemos que sentirnos bien. Si gritarle a tu hijo te hace ver cosas que no te gustan, ya sabes que ni es la mejor de las opciones. Pero lo importante es ser consciente de eso para no volver a hacerlo. Perdonarnos cuando fallamos, cuidarnos para poder cuidar y empatizar mucho con nuestros hijos. Lo demás, irá poco a poco.

    Besos, guapa 😘

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso es Ely!! creo que la capacidad de perdonar el asumir que todos podemos cometer errores es importante también.. saber que esto es un camino que recorremos juntos y en el que todos crecemos.. es una maravilla leerte!! un beso amor!!

      Eliminar

Tus comentarios son súper importantes para mí, tu opinión, tus preguntas y tus consejos nunca caen en saco roto, así que darte las gracias por esos minutos que dedicas a escribir y dejar tu huella por aquí! Vuelve, que siempre contesto!

Puede también interesarte...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...