jueves, 20 de octubre de 2016

NUESTRA CRISIS DE 8 -9 MESES DEL BEBÉ: LA ANGUSTIA POR SEPARACIÓN

crisis 8 meses bebe

Los bebés pasan por diferentes etapas en el crecimiento, de eso no hay duda. Etapas mejores y etapas purísimas que se convierten en auténticas pruebas para la paciencia de los padres. Desde que descubrí esto, he llevado mejor los cambios de comportamiento de Gordote y sus días intensos, porque son temporales, porque terminan, porque son necesarios y porque siempre salimos fortalecidos, pero esta vez, en plena crisis de los 9 meses, está siendo más difícil de lo normal.



Gordote siempre ha sido aventajado para su edad, muy despierto y vivo, y lo de dormir nunca ha ido con él. Cuando se queda  dormido, puede estar horas o incluso toda la noche dormido del tirón, pero si puede evitar quedarse dormido, mejor (no vaya a ser que se pierda algo).


Hace un par de semanas, coincidiendo con los 8 meses y medio, empezó a pasar noches "raras": lloriquea como en sueños, me busca constantemente, duerme con el brazo sobre mí y le cuesta dormir más de lo normal. Lo quise interpretar como hambre,  y probé a darle cereales justo antes de dormir pero no parecía mejorar mucho la historia, así que empecé a pensar que había algo más y bingo: la crisis de los 8-9 meses o etapa de la angustia por separación existe y estamos de pleno en ella.

En esta etapa, el bebé empieza a ser consciente de que mamá y él son una persona diferente, que ambos tienen su propia autonomía y eso les da miedo. Le da miedo que mamá desaparezca, que no vuelva, que despierte y mamá no esté, que le falte. Cuando leí lo que le pasaba a mi bebé, lo que sentí fue mucha pena. Me da lástima que mi bebé sienta esta angustia y este miedo, que no quiera dormirse por si al despertar ya no estoy, que tema no verme por no saber donde me voy. 

Es verdad que cada niño vive esta etapa de una manera diferente, pero en nuestro caso, teniendo en cuenta que desde que nació no nos hemos separado,  le entiendo. Entiendo que para él mamá siempre está, es un niño muy sociable y le gusta la gente, pero siempre que mamá esté cerca, supongo, y esta idea de que mamá sea una persona diferente a él no le debe gustar mucho. 

¿Cómo es el día?

Identificada la crisis, también he sabido interpretar algunos comportamientos relacionados: si me cambio de cuarto o camino por la casa él viene gateando detrás como un loco llamándome,  tras u rato de estar con otra persona o jugando "se da cuenta" de que hemos estado separados mucho tiempo y me echa los brazos con ansiedad, me llama con sonrisas y a veces no quiere comer más que pecho... de hecho a veces llega la hora de comer y, sentado en la mesa, se abalanza sobre mí para que le coja.

¿Y la noche?

Por las noches, no me suelta el pecho, lo que convierte las noches en momentos casi trágicos para mí: no descanso, me pongo irritable, me enfado  y termino pagándolo con marido. Son duras y sí, hay que tener paciencia, pero a las 3 de la mañana lo que una desea es que se duerma un rato para poder cerrar el ojo un mínimo de ¿4 horas?. 

No estoy aquí para dar consejos a nadie...solo os cuento que esta crisis existe y os comparto mi experiencia. A veces, sólo con leer testimonios así, nos sentimos algo más apoyadas y comprendidas. 

Para mí, sin duda, está siendo la crisis más dura de todas, por cómo es y por la razón: me da mucha pena que mi bebé se sienta angustiado, que asuma que no somos uno y que esto no signifique otra cosa más que crecer. 

Y tú, ¿sufristeis la crisis de los 9 meses? ¿cómo la llevasteis?


4 comentarios:

  1. Acabo de llegar a tu blog de casualidad. Mis hijas nunca pasaron crisis de lactancia, por suerte, ahora se habla mucho de ellas, y por lo que contáis, qué suerte no haberlas pasado.
    Lo que sí me pasó con las dos sobre los 8-9 meses es que, como ya comían muy bien y buena cantidad de muchas cosas, al reducir demanda de leche mi producción de leche se resintió. En su caso sí que empezaron a dormir peor y estar más irritables, pero por hambre! jajaja. Lo solucionamos como tú, dándole más comida de cena, fundamentalmente cereales (no solo pecho, que es lo que tomaban a esas horas). No fue inmediato, pero al par de semanas ya volvían a dormir como siempre.

    ¡A ver si vosotros lo pasáis pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias por compartir!! la verdad que por suerte fue algo pasajero..como todo! jaja ayuda mucho la información que tenemos hoy en día y la facilidad para compartir experiencias y conocer de la mano de otras mamás su vivencia...mil gracias de verdad!!

      Eliminar
  2. Que genial todo lo que comento con mi primera hija no fue mucho o mas bien yo no conocia mucho sobre estos temas pero con mi segundo hijo e pasado todas las crisis en estos momentos superando la de los 8 meses que encuentro que a sido la mas larga...
    Pero a tener paciencia y a disfrutarlos que después crecen y esta etapa ya no se volvera a vivir mas

    ResponderEliminar
  3. Que genial todo lo que comento con mi primera hija no fue mucho o mas bien yo no conocia mucho sobre estos temas pero con mi segundo hijo e pasado todas las crisis en estos momentos superando la de los 8 meses que encuentro que a sido la mas larga...
    Pero a tener paciencia y a disfrutarlos que después crecen y esta etapa ya no se volvera a vivir mas

    ResponderEliminar

Tus comentarios son súper importantes para mí, tu opinión, tus preguntas y tus consejos nunca caen en saco roto, así que darte las gracias por esos minutos que dedicas a escribir y dejar tu huella por aquí! Vuelve, que siempre contesto!

Puede también interesarte...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...