viernes, 16 de septiembre de 2016

FUI MALA MADRE


Si no sabes lo que es el Club de las Malas Madres, y eres madre, no sabes lo que estás perdiendo. Tal como describe Laura Baena, la Mala Madre Mayor y artífice de la comunidad, el Club de #malasmadres es el club de las madres con mucho sueño, poco tiempo, alergia a la ñoñería, con muchas ganas de cambiar el mundo o al menos de morir en el intento.

En este club no da miedo equivocarse, tener miedos o dudas, hartarse un día del buenhijo intenso o necesitar un rato para ti, porque nadie duda de que eres la más mejor de entre las madres, de que adoras a tu hijo y que subirías a la luna si eso fuera necesario por él. Como nadie duda de ello, puedes  compartir el resto, porque una madre no deja de ser una mujer, una hija, una amiga, una persona con identidad propia más allá de ser la mamá de.

Somos malas madres todas, porque todas tenemos momentos de "hasta aquí", de "no puedo más", de "me encierro en el baño a ver si tengo 5 minutos para mí" y de "me voy a hacer la dormida a ver si me deja en paz otro poquito más", y la que diga que no... no me la creo! 

Es una club de madres con humor en le que se pelea por la conciliación, por los derechos de la familia, por la corresponsabilidad en hogar, y por el derecho a ser una mala madre sin ser juzgada por el resto de la sociedad. Seguro que has visto, leído o escuchado sobre el movimiento #yonorenuncio , verdad? Pues es obra del club y es una de mis favoritas.

El otro día, a pesar de que cuando lo vi me dio muchísimo corte, tuve el honor de ser la mala madre elegida: la otra tarde el buenhijo intenso no paraba, me tenía saturada, con el ordenador entre las piernas, la teta fuera, todo el suelo del salón lleno de juguetes, él poniéndose de pie sobre cualquier cosa a su altura, cerrando y abriendo puertas, gritando... y sabéis cómo se quedó relajado y medio dormido?? tumbado en el suelo chupándome el dedo gordo del pie. Vale, no suena muy bien, y mi primera reacción fue decirle que no, que eso caca, pero al verle así me dije: "y qué?" peores cosas habrá no? y decidí dejarle, relajarme y disfrutar del momento de paz que me regalaba mientras compartía mi hazaña... 

Me dio corte? Pues sí, porque no suena muy bien dejar a tu hijo que te chupe el pie, pero lo cierto es que hay días que vale casi cualquier cosa, ¿no?

Hay días intensos de los que una no sabe cómo escapar... no te pasa? Cuál es tu anécdota mala madre?

2 comentarios:

  1. Jaja, como bien dices, hay días en los que casi vale cualquier cosa con tal de tener 5 minutos tranquilos... y seguro que hay cosas mucho peores que chupar el pié de mamá
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja eso es!! a veces su energía me supera y mira.. si con una cosita así se va a conformar.. jaja a mi me vale! un besoo

      Eliminar

Tus comentarios son súper importantes para mí, tu opinión, tus preguntas y tus consejos nunca caen en saco roto, así que darte las gracias por esos minutos que dedicas a escribir y dejar tu huella por aquí! Vuelve, que siempre contesto!

Puede también interesarte...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...